Entradas

Hace unos días hablaba con una amigo sobre ser responsable y qué significaba esto. Y me dio que pensar, así que recurrí a mirarlo con ojos de DBM (Modelado Conductal Desarrollativo) para poder responderme y responder a lo que esto significa para mí: ¿qué es esto de la responsabilidad? ¿qué implica? ¿cómo se hace la responsabilidad? ¿cuáles son los ingredientes de la responsabilidad? ¿Para qué ser responsable? 

¿Qué es la responsabilidad?

Si nos centramos en la palabra responsabilidad en sí misma, responsabilidad implica “responder con habilidad”, dar respuesta a lo que se nos presenta en la vida con los recursos que tenemos para así solucionar o dar respuesta de la mejor manera posible a las cuestiones que se nos presenten.

Es por ello que en algunas empresas se designa a una personas con el cargo de “Responsable de compras” “Responsable de comunicación”… Y se espera que estas personas sean capaces de resolver de la mejor manera posible los retos que se les adjudican. Pero, ¿pero esto quiere decir que las personas que no tienen esa denominación sean menos responsables? Entiendo que no, puesto que todos deberíamos dar siempre la mejor respuesta, más allá de lo que implique un nombre. 

La responsabilidad, la capacidad de responder de manera habilidosa ante una situación, va más allá del cargo, puesto que todos podemos y debemos responder de la mejor manera posible. Así que, a priori, todos deberíamos ser responsables de lo que hacemos.

 

 

Ingredientes de la responsabilidad o cómo hacer la responsabilidad

Por otro lado, hay quien dice, como mi amigo, que no quiere tener más responsabilidades… Y aquí aparece otro ingrediente de la responsabilidad, y creo que es fundamental, que es la libertad. ¿La responsabilidad es otorgada o elegida? ¿Qué ocurre cuando alguien te otorga “una responsabilidad” en contra de tus deseos? Me pregunto entonces si realmente esto es una responsabilidad o una carga. La responsabilidad va unida a la libertad de elección. 

Cuando no elegimos hacernos cargo de algo, ¿realmente somos responsables de esto? ¿cómo serán las respuestas que yo dé a aquello que no he elegido? Así aparecen personas que supuestamente debieran ser responsables, pero que no lo son en la práctica. Padres que no han elegido ser padres, tíos que no eligen o no quieren ser tíos, “responsables de compras” que no quieren ser responsables… Más allá de que las palabras lleven asociadas la idea de responsabilidad la responsabilidad debe ser intrínseca, elegida por uno.

Y puede que en ocasiones hayamos asumido responsabilidades de manera inconsciente, pero seguramente esas responsabilidades no lo sean realmente, sino que son cargas que funcionan están funcionando de manera inconsciente. 

Y al mismo tiempo puede haber otras que asumas sin saberlo y realmente las hagas con agrado y supongan un plus en tu vida. En la conversación que tuve con mi amigo, él me planteaba  que si yo no era responsable de mi sobrino, de mi padres, de mis amigos… Lo primero que me vino a la cabeza es que yo no era responsable de mi sobrino que para eso estaban sus padres…

Y sin embargo esto no es cierto, tan siquiera me había parado a pensarlo. La verdad es que desde el momento en que nació de alguna forma elegí amarlo y cuidarlo, fue una elección más allá de la consciencia. Dentro de mi forma de entender la vida, de mis valores, de mi manera de entender la relación tía-sobrino (sobrinos) no hay otra opción: elijo amarlo, educarlo desde mi posición de tía y darle lo mejor que pueda para que se convierta en aquello que quiera ser. Y lo mismo puedo decir de las relaciones con mis amigos, con mis padres, con mi familia y de todas las personas que quiero. No hice una elección consciente, pero de alguna manera elegí.

Así que para que una responsabilidad sea realmente tal, debe ser una elección interna, consciente e inconsciente. Cuando la elección no es de uno, que es impuesta de manera  externa, entonces hablaremos de carga.

¿Para qué ser responsables?

Como comentaba antes, ser responsables implica dar una respuesta habilidosa, así que desde este punto de vista creo que todos deberíamos ser responsables de nuestro hacer, de nuestras palabras…

Y más allá de eso, tomar conciencia de tus responsabilidades, sean las que sean, te abre la puerta de la libertad, a decidir en qué te quieres realmente involucran y así poder coger el timón de tu vida, y navegar desde la consciencia por los mares que te permitan vivir tu vida plenamente. ¿Te atreves?

Dedicado a mi amigo, un espíritu libre. Gracias por hacerme reflexionar.

Regañando

“Algo habrás hecho”, escuchaba muchas veces cuando llegaba del colegio quejándome por alguna cosa que me había dicho el profesor de turno.
690995Y efectivamente, algo habría hecho, porque no se puede estar vivo sin hacer nada. Esta frase se oía no solo en mi casa, si no en la casa de muchos de mis amigos. El profesor tenía toda la autoridad del mundo y, el niño ninguna.

 Ahora la tornas han cambiado, cuando los niños llegan a casa quejándose del profesor la respuesta suele ser del tipo “¡Hay que ver con estos profesores!”. Es decir, el profesor ha perdido su autoridad. Esto crea muchas veces inseguridades a la hora de actuar con los alumnos: Mejor no digo nada, no vaya a ser que me meta en un lio…

913038Uno de los pilares fundamentales para que la educación sea un éxito es la confianza de los padres hacia los profesores, y viceversa. La escuela debe ser un sitio donde exista implicación por parte de los padres, y colaboración entre unos y otros. No se puede dejar que toda la responsabilidad de la educación recaiga sobre los profesores, ni se puede considerar al profesor como el enemigo (“el que suspende”) aunque esto ocurre en muchas ocasiones. Debería existir un equilibrio, una puesta común, entre ambos para conseguir el mejor desarrollo posible de cada uno de los niños.

 Por otro lado,686340 creo que el ejercicio de escucha de los hijos por parte de los padres es básico. Los niños son seres bajitos, pero no por ello sus opiniones dejan de ser importantes. Lo son a su nivel y para ellos, y aquello que cuentan y comparten debe ser escuchado y valorado con total respeto. Porque eso es lo que aprenderán y ejercitarán a lo largo de su vida.

Naturalmente, todos “hacen algo”, profesores, niños y padres. Y todos deben asumir la responsabilidad de aquello que hacen y todos deben contribuir a que esto sea así. ¿Estás dispuesto a asumir la tuya?

¿Cuántos “es que” utilizas al día? ¿Y cuántos “pero”? Nos pasamos la vida justificando lo que hacemos y poniendo “peros” a lo que nos rodea. Es una forma de protegernos frente a lo que nos da miedo asumir. De esta forma nos sentimos seguros con nuestra forma de entender el mundo, y nos convertimos en víctimas del afuera.

Esta forma de actuar solo revela que nos da miedo  hacernos responsables de nuestras vidas: de nuestras elecciones, de nuestros sentimientos y emociones. En definitiva de nuestra propia vida. Sin embargo, asumir la responsabilidad en lo que hacemos es la única forma de empoderarnos, de sentir y saber que somos dueños de nuestra vida y no la vivimos conforme a lo que otros quieren.

A veces, incluso, justificamos el comportamiento de alguien cuando en verdad lo que estamos haciendo es tratar de justificar que nosotros haríamos lo mismo en esa misma situación. Así ponemos la protección antes… No vaya a ser…

Hablando con mis compañeros de trabajo siempre hay alguno que justifica su comportamiento diciendo: “Claro, es que yo soy Leo” (y choroscopo2on eso parece que está explicado todo…:-)). Y sin embargo, mucho más allá de la etiqueta que te han otorgado (y que tu te has creído) eres una persona que hace cosas, y de esas cosas que haces el único corresponsable eres tu. Así que si das malas respuestas a alguien, no lo justifiques diciendo que eres “Leo”, asume las consecuencias de eso,  “recalcula ruta” y aprende para que la próxima vez que te encuentres en una situación similar puedas reaccionar de otra forma más enriquecedora. Si no te quedarás bajo el parapeto de la etiqueta y no crecerás como persona. Serás como un niño al que se le derrite el helado y llora echando la culpa al helado…

No obstante no dejamos de ser personas, y creo que también tenemos derecho a quejarnos “un poco” de lo que nos sucede, para luego tomar las riendas de nuestra vida. Hace poco una amiga me comentaba que ella se permite “diez minutos de victimismo” (ni un minuto más). Durante ese tiempo jura y perjura, y echa la culpa de todo lo que le pasa a los dioses, los vientos y las lluvias, llora, grita y patalea… Pero pasado ese tiempo, se acabó, y 317_25026162954_7135_nentonces se pregunta: ¿Y qué voy a hacer con esto ahora? ¿Qué puedo aprender de esta situación? Se empodera y construye su vida.

Yo creo que es un buen sistema para crecer y tomar las riendas de tu vida. Y tu, ¿te atreves?